Especial: Día del Maestro

0
120

Por esos rumbos que toma la vida profesional, tenemos el privilegio de impartir clases a nuestros alumnos. Ese ejercicio se ha convertido en la parte más amable del día, permitiendo, además, revalorar la labor del docente, que hoy celebra su día. Va desde aquí la felicitación, el reconocimiento y el agradecimiento por su guía a todos los que somos docentes.

Ser maestro tiene muchos matices, desde satisfacciones, ratos divertidos… pero también frustraciones y desencantos.

Frases sobre el papel de los maestros abundan, desde las reflexivas hasta las peyorativas. A su vez los maestros tenemos nuestras frases “cuéntenos el chiste para reírnos todos”, “esa bolita se me separa” y la más temida de todos los tiempos: “es momento de comenzar el examen”.

Ser docente también lo enfrenta a uno con los momentos difíciles del alumnado; sus nombres son algo más que un conjunto de letras en una lista de asistencia, cada uno tiene una historia, algunas con momentos en verdad difíciles. Al final del día es del alumnado de quien uno aprende más.

Ser docente también lo enfrenta a la necedad, la falta de poca visión de algunos, donde se destaca el trabajo, la dedicación, la vocación que tenemos y de los que estamos «en las trincheras».

«El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente».

A veces esto se siente un tanto frustrante.


Nuestras mamás de sociedad de padres de familia en #TurnoVespertino nos agasajaron y sorprendieron con una comida en conmemoración. Nos hace saber que estamos haciendo un buen trabajo porque de esta manera nos muestran una manera de agradecer. Quedamos cortos de palabras de retribución.

Disfruten su día compañeros ¡muchas felicidades!

Déjenos sus comentarios