Escuela Para Padres #2: ¡Motivando a los niños sin premios ni castigos!

0
369

Muchos padres se preocupan por cómo motivar a sus hijos para que realicen diversas actividades. En muchas ocasiones escuchamos, «es que no le gusta nada» «parece que hay que forzarle» «si no le doy nada a cambio no hace las cosas».

La mayoría de las veces y, sobre todo durante el ciclo escolar, la motivación para estudiar puede ser de lo que más preocupe a los padres y muchas veces caemos en el error de castigar o premiar en exceso cuando queremos motivar a los niños. Sin embargo, se puede lograr motivar a los niños sin premios ni castigos.

«Si haces los deberes rápido y bien te compro unas estampas», es una estrategia que muchos padres podemos adoptar para que los niños se motiven, y aunque es un recurso fácil y rápido, no es efectivo y no sirve para los propósitos que tenemos.

La motivación es aquello que nos impulsa a hacer determinadas acciones, a alcanzar nuestras metas y objetivos. Y dependiendo de esas metas la motivación será más o menos intensa. Si utilizamos premios o castigos con los niños, estamos reforzando un tipo de motivación extrínseca, es decir, consecuencias externas las que mueven al niño a realizar una tarea. Y ojo, este tipo de motivación no es mala, pero no puede ser la única, ya que el día que desaparece el premio, o este no es inmediato, la motivación desaparece.

Así que aquí algunas pautas para motivar sin premios ni castigos:

  • Ayudarle a establecer unas metas y objetivos realistas y alcanzables.
  • Proponer tareas que despierten su interés.
  • Reforzar positivamente sus logros.
  • Tener hacia ellos expectativas razonables y no exigirles por lo que nosotros queremos, sino por lo que ellos pueden dar.
  • Darles autonomía para que alcancen esas metas por sí mismos.
  • Tener en cuenta sus estilos de aprendizaje y sus capacidades.
  • Enseñarles a disfrutar del éxito cuando lo consiguen y valorar el esfuerzo de intentar algo aunque no lo logren.
  • Evitar chantajear al niño como forma de motivarle, «si sacas buenas calificaciones te compraré la consola».

En resumen se trata de enseñar a los niños el valor de trabajar por conseguir nuestra metas y de disfrutar del proceso y la propia recompensa que es conseguir lo que nos hemos propuesto o la satisfacción de haberlo intentado.

Déjenos sus comentarios