“El martes 19 de septiembre, como sabemos y lo sentimos todos, se registró un sismo que las autoridades dicen fue de una magnitud 7.1, con epicentro en el sureste de Axochiapan, Morelos, a 120 kilómetros de la Ciudad de México, en los límites de los estados de Morelos y Puebla”.

 

Rápidamente todos tratamos de localizar a familiares y amigos, pero en un momento, todas las líneas y los servicios de comunicación se colapsaron. El miedo y la angustia de no saber.

 

“El director de Cenapred (Centro Nacional de Prevención de Desastres), Dr. Carlos Valdés, indicó que el movimiento oscilatorio provocó la caída de edificios, los cuales son más peligrosos que los trepidatorios.

La cercanía con el epicentro hace que la intensidad fuera mucho mayor. La parte inicial en este sismo fue de elementos de trepidación, que pensaríamos que es un elemento crítico. Sin embargo, el movimiento lateral (oscilatorio) es el que puede provocar este tipo de colapsos. Los movimientos laterales son más importantes para las estructuras. Las estructuras pueden resistir más a la carga que a las fuerzas verticales. Un edificio lo podemos rellenar con mucho peso y aguantará, pero si lo empujamos cinco centímetros comenzaremos a fracturar”.

 

Poco a poco, el servicio se fue restableciendo y pudimos comunicarnos. La tranquilidad de saber que todos estábamos bien. Pero otros no tuvieron la misma suerte.

 

“Justo al cumplirse 32 años del sismo de 1985, cinco estados del país sufrieron daños, en esta ocasión por un sismo de magnitud 7.1, que hasta las 20:00 horas del martes había provocado la muerte de al menos 138 personas”.

 

La indicación a maestros: revisar instalaciones y reportar cualquier situación. Podemos hacerlo pero se requieren de los expertos: personal del municipio o mejor de protección civil que pueden dar un fallo más acertado. Ya se realizó así en nuestra institución.

 

“En su momento el secretario de Educación, Aurelio Nuño, informó sobre la suspensión de clases, hasta nuevo aviso, en Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz y Tlaxcala. Recientemente acaba hacer mención el inicio de clases de forma escalonada”.

 

La ayuda aún se requiere. Nuestra escuela realizará una convocatoria para recabar artículos de higiene personal y medicinas. Mientras aquí en Hacienda vecinos organizan centros de acopio.

“Asimismo, los sismos no se pueden predecir, por lo que se pide a la población estar informada acerca de estos fenómenos naturales y no creer ni reproducir la falsa información que habla de un terremoto catastrófico que ya habría sido predicho”.

No difundan información errónea por redes sociales o whatsapp. Hagamos caso a los anuncios oficiales que emitan las autoridades.

#FUERZAMÉXICO