La palabra cambio significa cualquier modificación o alteración al estado actual de las cosas, suponiendo que en algún momento las cosas permanecen estables o inmutables.

La forma en la que percibimos el cambio, es lo que nos hace rechazarlo de inmediato, ya que denota inestabilidad, amenaza o pérdida de lo establecido; cuando el cambio debe ser visto como algo constante, permanente, como el movimiento del universo o el transcurrir del tiempo.


Queremos agradecer a nuestros alumnos, porque ellos son el motor, el corazón en nuestro andar como maestros. A nuestros Padres de Familia que apoyan en las actividades que involucran la educación de nuestros alumnos.

Compañeros maestros, amigos, que juntos crecimos como personas con el apoyo incondicional mutuo, con consejos, enseñanzas. A los Directores que creen en el trabajo que desempeñamos los maestros, siempre guías en este andar.

A la Conserjería y a la cooperativa escolar, una ayuda en la imagen de la escuela, la otra en la alimentación sana de todos.

A nuestras familias que toleran el cansancio, el mal genio, pero que al verlos nos cambiamos en automático a bien.


En la actualidad al preguntarnos ¿cada cuándo cambian las cosas?, seguramente la respuesta será: constantemente. Entonces, ¿para qué resistirnos a cambiar?

…¡Gracias!